Xerografía (electrofotografía)

 

La xerografía, también conocida como electrofotografía, es una técnica de impresión y fotocopiado que funciona sobre la base de cargas electrostáticas. El proceso de xerografía es el método dominante de reproducción de imágenes e impresión de datos informáticos y se utiliza en fotocopiadoras, impresoras láser y máquinas de fax. El término deriva de las palabras griegas xeros, que significa seco y graphos, que significa escritura.

La xerografía fue inventada a finales de la década de 1930 por un abogado de patentes estadounidense llamado Chester Carlson. Al principio, los ingenieros consideraron la idea inútil y pasaron varios años antes de que la industria apreciara el potencial de la invención. Durante esos años, IBM, Kodak, General Electric y RCA estuvieron entre las empresas que rechazaron a Carlson. El Battelle Memorial Institute, una organización sin fines de lucro, invirtió en la investigación de Carlson y finalmente firmó un acuerdo de licencia con una empresa llamada Haloid. Battelle y Haloid colaboraron en la investigación y demostraron la técnica en 1948. Posteriormente, Haloid se convirtió en Xerox.

El proceso de xerografía original permitía reproducir o imprimir solo imágenes en escala de grises. Posteriormente, se desarrolló la capacidad de reproducir e imprimir imágenes en color. Las impresoras láser en color y en escala de grises de alta gama pueden proporcionar copias impresas casi tan buenas como las producidas por una impresora offset. La xerografía puede eventualmente suplantar la impresión tradicional para la producción de libros y revistas.