Vehículo comercial de motor (CMV)

Un vehículo de motor comercial (CMV) es cualquier vehículo utilizado para transportar mercancías o pasajeros para el beneficio de una persona o empresa. Ejemplos de CMV incluyen camionetas, camionetas, semirremolques, camionetas, autocares, autobuses, taxis, remolques y remolques de viaje. En los Estados Unidos, un vehículo se etiqueta como "comercial" si está registrado y su título es propiedad de una empresa.

Los vehículos de motor comerciales llevan a los pasajeros y las mercancías a donde deben ir para cualquier negocio determinado. El transporte en sí puede ser para llevar a las personas a destinos personales o para llevar a los empleados a los lugares de trabajo; los bienes pueden trasladarse de una ubicación comercial a otra o directamente a clientes individuales.

Los CMV diseñados para carga pesada, que pueden involucrar unidades de remolque remolcadas, son más grandes, más difíciles de manejar y más poderosos que la mayoría de los otros vehículos en la carretera con engranajes complejos. Conducir estos vehículos requiere una gran habilidad y conocimiento, además de capacitación operativa y de seguridad para cualquier equipo adicional. Por lo tanto, operar un vehículo comercial requiere una licencia de conducir especial y marcas comerciales, incluido un número DOT que significa supervisión por parte del Departamento de Transporte de los Estados Unidos (DOT).

Los vehículos de motor comerciales también incluyen vehículos excepcionalmente pesados ​​y aquellos que transportan un gran número de pasajeros. El USDOT designa a los vehículos como comerciales si: están diseñados para transportar más de 15 pasajeros, pesan más de 10000 libras con una unidad remolcada o el peso total de las unidades es de 26,001 libras, o pesan más de 26,001 libras por sí solos. Además, cualquier vehículo que se utilice para transportar materiales peligrosos se considera un CMV.