Telechir

Un telechir es un robot complejo que es controlado remotamente por un operador humano en un sistema de telepresencia, lo que le da a la persona la sensación de estar en un lugar remoto, peligroso o extraño. El control y la retroalimentación se realizan mediante telemetría a través de cables, fibras ópticas, enlaces inalámbricos o Internet. Un telechir puede ser tan simple como un solo brazo o mano robótica o tan sofisticado como un androide (robot humanoide).

En un telechir de Android, los sensores detectan datos visuales y de audio. También se emplea la detección táctil, conocida como háptica. El operador usa un traje de realidad virtual (VR) con un casco que contiene una pantalla y auriculares que reproducen imágenes y sonidos tal como aparecen en la ubicación del telechir. La visión artificial binocular y la audición mecánica binaural reproducen los sentidos de dirección y distancia óptica y de audio. El telechir puede tener uno o dos brazos con efectores finales (pinzas) que se asemejan a manos humanas. En los sistemas hápticos, el traje de realidad virtual incluye guantes de datos. Un telechir móvil tiene un sistema de propulsión, como una transmisión por orugas, un juego de tres o más ruedas, o un juego coordinado y equilibrado de dos o más patas articuladas.