Tecnología a nanoescala

La tecnología a nanoescala es una rama de la nanotecnología en la que se utilizan herramientas de tamaño estándar para fabricar estructuras y dispositivos simples con dimensiones del orden de unos pocos nanómetros o menos, donde un nanómetro (1 nm) equivale a una mil millonésima parte de un metro (10 -9 m). La tecnología a nanoescala abarca toda la nanotecnología excepto la fabricación molecular, que implica el uso de herramientas a nanoescala (extremadamente pequeñas) para construir estructuras, dispositivos y sistemas a nivel molecular.

La nanotecnología tiene beneficios potenciales en varios campos, incluida la purificación de agua, el saneamiento, la agricultura, la energía alternativa (en particular la fotovoltaica), la construcción de viviendas y negocios, la fabricación de computadoras, las comunicaciones y la medicina. También se considera que la nanotecnología presenta riesgos, que incluyen trastornos económicos, uso indebido por parte de personas u organizaciones con intenciones nefastas, evolución de regulaciones gubernamentales extremas, controversias sobre la moralidad y daños al medio ambiente.