Sistema de control

Un sistema de control es un conjunto de dispositivos mecánicos o electrónicos que regula otros dispositivos o sistemas mediante lazos de control. Normalmente, los sistemas de control están informatizados.

Los sistemas de control son una parte central de la industria y de la automatización. Los tipos de lazos de control que regulan estos procesos incluyen los sistemas de control industrial (ICS) como el control de supervisión y la adquisición de datos (SCADA) y los sistemas de control distribuido (DCS).

Los sistemas de control se utilizan para mejorar la producción, la eficiencia y la seguridad en muchas áreas, que incluyen:

  • Agricultura
  • Plantas químicas
  • Fábricas de pulpa y papel
  • Temas de control de calidad
  • Controles de caldera y planta de energía
  • Plantas de energía nuclear
  • Control ambiental
  • Plantas de tratamiento de agua
  • Plantas de tratamiento de aguas residuales
  • Alimentos y procesamiento de alimentos
  • Metal y minas
  • Fabricación farmacéutica
  • Plantas de refino de azucar

Hay dos tipos principales de bucles de control: bucles abiertos, que operan con intervención humana, y bucles cerrados, que son completamente autónomos. Algunos lazos se pueden cambiar entre los modos cerrado y abierto. Cuando está abierto, un bucle conmutable se controla manualmente y cuando está cerrado es completamente automático.

Controladores lógicos programables (PLC), controladores de automatización programables (PAC), unidades terminales remotas (RTU), servidores de control, dispositivos electrónicos inteligentes (IED) y sensores son algunos de los elementos de los lazos de control que a su vez forman parte de los sistemas de control. Los circuitos de control que componen los sistemas de control generalmente están compuestos por un sensor, un controlador y un elemento de control final. El sensor lee la variable del proceso o una medida relacionada. El controlador recibe la señal del sensor y luego la reenvía a la instrumentación, a las unidades terminales remotas y a los elementos de control final donde se ajusta la variable del proceso, para mantenerse constante en lo que se conoce como un punto de ajuste.