ruido blanco

El ruido blanco es un sonido que contiene todas las frecuencias dentro del rango del oído humano (generalmente de 20 hercios a 20 kHz) en cantidades iguales. La mayoría de la gente percibe que este sonido tiene más contenido de alta frecuencia que bajo, pero este no es el caso. Esta percepción se produce porque cada octava sucesiva tiene el doble de frecuencias que la que la precede. Por ejemplo, de 100 Hz a 200 Hz, hay cien frecuencias discretas. En la siguiente octava (de 200 Hz a 400 Hz), hay doscientas frecuencias.

Se puede generar ruido blanco en un sintetizador de sonido. Los diseñadores de sonido pueden usar este sonido, con algo de procesamiento y filtrado, para crear una multitud de efectos como viento, surf, zumbidos espaciales y retumbos.

El ruido rosa es una variante del ruido blanco. El ruido rosa es ruido blanco que se ha filtrado para reducir el volumen en cada octava. Esto se hace para compensar el aumento en el número de frecuencias por octava. Cada octava se reduce en 6 decibeles, lo que da como resultado una onda de sonido de ruido que tiene la misma energía en cada octava.