Pruebas ad hoc

Las pruebas ad hoc son un enfoque informal e improvisado para evaluar la viabilidad de un producto. Por lo general, una prueba ad hoc solo se realiza una vez, a menos que se encuentre un defecto.

De uso común en el desarrollo de software, las pruebas ad hoc se realizan sin un plan de acción y las acciones tomadas no suelen estar documentadas. Es posible que los evaluadores no tengan un conocimiento detallado de los requisitos del producto. Las pruebas ad hoc también se conocen como pruebas aleatorias y pruebas con monos. 

Debido a que el enfoque no es metódico, las pruebas ad hoc pueden pasar por alto fallas que se encontrarían en un sistema de prueba más estructurado. Sin embargo, la falta de requisitos formales también significa que las fallas obvias pueden ser atendidas más rápidamente que si tuvieran que abordarse de una manera más sistemática. 

Las pruebas exploratorias, en las que un producto se desarrolla, estudia y prueba simultáneamente, a veces se propone como un refinamiento del modelo ad hoc.