Posicionamiento

El posicionamiento, en un contexto de marketing, es el proceso de identificar un nicho de mercado apropiado para un producto, servicio o marca y lograr que se establezca en esa área. El esfuerzo se divide a su vez en esas tres categorías. El posicionamiento de productos, por ejemplo, busca encontrar un nicho único dentro del mercado para un producto en particular, en el que, idealmente, atiende una necesidad del consumidor que ningún otro producto satisface. El posicionamiento de la marca y el posicionamiento del servicio funcionan de manera similar.

El posicionamiento de un producto implica la creación de un concepto de posicionamiento, que es una expresión de los beneficios que un cliente recibirá del producto. La siguiente etapa consiste en comprender la diferenciación, que es lo que distingue al producto de sus competidores. Esos elementos del posicionamiento se formalizan en una declaración de posicionamiento, que articula cómo el producto podría servir al cliente de alguna manera que la competencia no puede o no puede.

Las variaciones en el posicionamiento incluyen el reposicionamiento, que es el proceso de realizar cambios en la identidad percibida de un producto, marca o servicio en el mercado. El depósito, otra variación, es la práctica de intentar erosionar la identidad de la marca (o producto o servicio) de un competidor en contraste con la suya.