Posición de oclusión facial

Una posición de oclusión facial es una de varias poses posibles en las que algo, como la mano de una persona, bloquea (ocluye) parte de su rostro. La oclusión puede resultar de una o ambas manos, ya sea directamente en la cara o frente a ella desde la perspectiva del espectador. Otros ejemplos comunes de objetos responsables de la oclusión facial son el cabello, los sombreros y las gafas de sol.

Las posiciones en las que las manos cubren parcialmente los rostros son un problema difícil para el software de reconocimiento facial y de objetos porque las manos de las personas tienen muchas características en común con sus rostros, como el color y la textura. Como resultado, las imágenes en las que las manos de las personas ocultan parte de su rostro a menudo son rechazadas por el software porque se considera que contienen demasiado ruido para ser útiles.

Sin embargo, estas imágenes podrían generar información valiosa porque las personas usan sus manos junto con sus rostros para comunicarse a través de gestos. Un ejemplo es la posición común de la palma de la mano que se usa para transmitir una variedad de emociones que incluyen frustración, vergüenza, angustia, conmoción e incredulidad.

En una posición similar pero distinta, las personas a menudo se inclinan hacia adelante apoyando la frente en una mano o puño para expresar consideración. Una palmada en la frente puede interpretarse como un recuerdo repentino de algo que se había olvidado o un momento de "bombilla" en el que algo se aclara de inmediato. El dorso de la mano en la frente, en cambio, expresa angustia melodramática. Apoyar la barbilla en una o ambas manos puede expresar interés si los ojos están comprometidos o consideración si el individuo está mirando hacia otro lado.

La investigación actual está explorando métodos para crear reconstrucciones de imágenes con y sin oclusión. Otra línea de estudio se centra en interpretar diversas posturas de oclusión facial, estandarizando y codificando esa información. La interpretación de expresiones, gestos y otras señales no verbales es importante para un número cada vez mayor de campos, incluidos el diseño de software, el marketing, la robótica y la inteligencia artificial (IA).