Monetización de la aplicación

La monetización de aplicaciones es un medio para ganar dinero con una aplicación móvil sin cobrar por ella. Los usuarios a menudo se resisten a pagar por aplicaciones porque la gran mayoría de ellas se ofrecen de forma gratuita. Sin embargo, a pesar de ese hecho, según The Verge, las aplicaciones gratuitas son la fuente del 98 por ciento de los ingresos de Google Play.

Una de las formas más comunes de monetizar una aplicación es recopilar datos del usuario y venderlos a terceros, generalmente anunciantes. Eso a menudo pone en riesgo los datos porque pueden estar protegidos de manera inadecuada durante la transferencia. Además, esos terceros pueden no proteger bien los datos y los ciberdelincuentes podrían acceder a ellos para el robo de identidad o ataques dirigidos, entre otras posibilidades. Aunque los desarrolladores de aplicaciones pueden estipular cómo accederán a los datos del usuario y qué harán con ellos, los usuarios finales a menudo ni siquiera pueden leer esa información antes de aceptar los términos del vendedor. Otra opción impopular es la publicidad dentro de la aplicación, que puede distraer particularmente a los usuarios dado el tamaño de la pantalla pequeña.

Otras opciones para la monetización de aplicaciones incluyen:

El modelo freemium, en el que se encuentra disponible una versión básica de una aplicación de forma gratuita y una versión premium para los usuarios que quieran un valor añadido. En este caso, es importante asegurarse de que la aplicación original sea completamente funcional y que la versión premium sea una actualización significativa.

Compras dentro de la aplicación, que ofrecen mejoras para la compra desde la aplicación. En un juego, por ejemplo, los usuarios pueden tener la opción de mejorar sus niveles de habilidad o comprar moneda, personajes, herramientas o armas.

Períodos de prueba gratuitos, después de los cuales el usuario tiene la opción de pagar por la aplicación para continuar usándola.

Una vez que una aplicación está un poco establecida, es posible encontrar patrocinadores que paguen para tener su marca en la aplicación. Esta práctica se conoce como etiquetado blanco.