Lluvia de ideas

La lluvia de ideas es un método de resolución de problemas en grupo que implica la contribución espontánea de ideas y soluciones creativas. Esta técnica requiere una discusión intensa y libre en la que se anima a todos los miembros del grupo a pensar en voz alta y sugerir tantas ideas como sea posible basándose en sus diversos conocimientos.

La lluvia de ideas combina un enfoque informal para la resolución de problemas con el pensamiento lateral, que es un método para desarrollar nuevos conceptos para resolver problemas observándolos de formas innovadoras. Algunas de estas ideas pueden incorporarse a soluciones originales y creativas a un problema, mientras que otras pueden generar ideas adicionales.

Algunos expertos creen que la lluvia de ideas es mejor que la interacción grupal convencional, que podría verse obstaculizada por el pensamiento grupal. El pensamiento grupal es un fenómeno que ocurre cuando la necesidad de consenso del equipo eclipsa el juicio de los miembros individuales del grupo.

Aunque la lluvia de ideas en grupo es con frecuencia mejor para generar ideas que la resolución de problemas en grupo normal, varios estudios han demostrado que la lluvia de ideas individual puede producir mejores ideas que la lluvia de ideas en grupo. Esto puede ocurrir porque los miembros del grupo prestan tanta atención a las ideas de los demás que olvidan o no crean sus propias ideas. Además, los grupos no siempre se adhieren a las buenas prácticas de lluvia de ideas.

Durante las sesiones de lluvia de ideas, los participantes deben evitar criticar o recompensar las ideas para explorar nuevas posibilidades y desglosar las respuestas incorrectas. Una vez finalizada la sesión de lluvia de ideas, comienza la sesión de evaluación (que incluye el análisis y la discusión de las ideas transmitidas) y se pueden elaborar soluciones utilizando medios convencionales.

Los métodos comunes de lluvia de ideas incluyen mapas mentales, que implican la creación de un diagrama con un objetivo o concepto clave en el centro con ramas que muestran subtemas e ideas relacionadas; escribir los pasos necesarios para llegar del punto A al punto B; "teletransportarse" a sí mismo a un tiempo y lugar diferente; ponerse en el lugar de otras personas para imaginar cómo podrían resolver un problema; y "superstorming", o usar una superpotencia hipotética como la visión de rayos X para resolver un problema.