«Life is Strange: True Colors» en revisión: La colorida variedad de emociones

Life-Is-Strange-True-Colors-Artwork_cb09.webp

"Life is Strange: True Colors" es el cuarto juego de la serie - después de "Life is Strange", "Life is Strange: Before the Storm" y "Life is Strange 2". Al igual que el spin-off "Before the Storm", "True Colors" también fue desarrollado por el equipo de desarrolladores Deck Nine y no por los creadores de la serie Dontnod Entertainment. En la prueba, le doy un vistazo al nuevo título para ti.

A mí mismo me decepcionó un poco "Life is Strange 2". Aún así, ofrecieron una buena temporada, pero el impacto emocional de las dos predecesoras no se desarrolló, al menos no para mí. Life is Strange: True Colors" es una continuación más directa de la primera serie en muchos aspectos. Esto no es cierto desde el punto de vista narrativo, pero sí desde el punto de vista de la atmósfera. Al igual que en la primera parte, la atención se centra en una muerte que plantea un misterio. Y el ambiente melancólico, aderezado con angustia adolescente, también tiene más en común con los dos juegos de Arcadia Bay que con el viaje por carretera de los hermanos Díaz.

La protagonista Alex Chen parece casi un cruce de Max y Chloe: de la primera ha heredado la fragilidad interior. De esta última, hereda el desparpajo de la boca que se puede tocar una y otra vez. En general, he oscilado entre la simpatía y un cierto poner los ojos en blanco, porque a veces su producción me resultaba un poco excesiva. Sin embargo, puedo disculpar esta manera exagerada, ya que también está condicionada por la propia historia: Alex puede revivir e incluso influir en las emociones de otras personas. Así que su habilidad especial es que es una empática.

Esta habilidad se puede utilizar tanto dentro de la historia principal como en pequeñas salpicaduras al margen. Por ejemplo, como recién llegado a la pequeña ciudad de Haven, conoce a un hombre que ha perdido a su perro y puede ayudarle. O ayuda a un observador de aves a conseguir el objeto de su deseo frente a sus prismáticos. Aunque esta vez "Life is Strange: True Colors" no aparece en forma de episodio, la trama se divide en varios capítulos. Los que quieran pueden jugar el título con pausas claras como antes.

La tecnología se ha modernizado. "True Colors" es el primer juego de la serie en el que los modelos y las animaciones de los personajes por fin dejan de parecer rígidos y de muñeca. Las expresiones faciales de Alex, en particular, son muy expresivas. Pero no sólo los personajes parecen más contemporáneos, también el escenario de Haven está lleno de detalles. Paseando por la calle principal, se ven tiendas y decoraciones interesantes, se contemplan las amplias montañas de fondo y se disfruta del idilio extremo. He probado el título en la Xbox Series X, en la que se puede elegir entre un modo gráfico con y sin trazado de rayos. Lamentablemente, no hay más información técnica.

De cualquier manera, el juego funciona a 30 fps. Sin embargo, en el modo de trazado de rayos, la resolución se reduce, al parecer. La actuación es bastante inconsistente, y a los que sean sensibles a esto les molestarán los tirones en algunas escenas. Dado que se trata de un juego de aventura narrativa, podría vivir con eso. Sobre todo porque la banda sonora me emocionó desde el primer minuto: La mayor parte de la música procede del dúo australiano Angus & Julia Stone, al que aprecio desde hace años. Ya aportaron la canción "Santa Monica Dream" al primer "Life is Strange".

El resto de la banda sonora también se compone de indie folk de ensueño. Para mí, esto es de ensueño, ya que están representados muchos grupos que me encanta escuchar de todos modos. Pero los que encuentran este tipo de música demasiado "emo" quizás lo descarten en general. Porque la música y el juego están muy entrelazados aquí, como lo estaban en los predecesores. Sin embargo, incluso para mi gusto, hay uno o dos lugares en los que se deriva un poco hacia la cursilería, por ejemplo cuando Alex entona una versión acústica de "Creep" de Radiohead en un momento depresivo.

Las relaciones entre los personajes también se desarrollan de forma bastante predecible en algunas partes: Puedes saber qué intereses amorosos hay para Alex segundos después de los primeros encuentros con los personajes correspondientes. Sin embargo, las decisiones que tomas en el transcurso del juego están de nuevo bien hechas: por ejemplo, ¿le dices a la demente vendedora de flores que se ha perdido el velatorio de un personaje importante? ¿O le ahorras a la anciana esta visión? Las decisiones no suelen tener un simple "bien" o "mal" y tienen consecuencias que a menudo influyen en la trama posterior.

Durante largos tramos, "Life Is Strange: True Colors" es casi como una película interactiva. Diriges diálogos, tomas decisiones, pero no tienes otras opciones de interacción durante minutos y minutos. Tiene que gustar este juego tranquilo. Al mismo tiempo, Haven es la zona más extensa y abierta de la serie hasta ahora. No, no se puede explorar la ciudad libremente, hay fronteras invisibles. Pero Alex puede moverse con relativa libertad por el centro de la ciudad. Esto también le anima a visitar a los personajes varias veces. A veces, realmente descubres nuevas opciones de diálogo.

Sin embargo, quien espere grandes innovaciones aparte de la tecnología muy mejorada, se sentirá decepcionado: "Life is Strange: True Colors" sí introduce un nuevo truco con la empatía de Alex, pero su habilidad sólo puede usarse con personas concretas para acciones fijas. Así que básicamente no tienes mucho margen de maniobra. El enfoque aquí es contar una historia emocional sobre el dolor, el autoconocimiento y el crecimiento.

Personalmente, me gustó "True Colors", que se puede jugar en unas ocho o diez horas, mucho más que la segunda temporada. Veo el nuevo juego en el segundo lugar en mi ranking de la franquicia - después de la primera parte. No logra del todo su magia, pero se acerca mucho más de lo que hubiera imaginado. En cualquier caso, la marca está en buenas manos en Deck Nine. Sostengo que a quien le haya encantado el primer "Life is Strange" también le va a gustar mucho "True Colors".