Lavado de dinero

El blanqueo de dinero es el acto de disfrazar la propiedad original, la identidad y el destino de las ganancias de un delito ocultándolo dentro de una institución financiera legítima y haciendo que parezca que ha sido adquirido de una fuente legal.

El lavado de dinero exitoso oculta el producto ilegal de un delito del ojo público, disfrazando los fondos como una ganancia legítima obtenida de manera legal y permitiendo que los propietarios criminales los utilicen sin llamar la atención sobre sus actividades ilegales. El lavado de dinero se tipificó como delito en un esfuerzo por eliminar las ganancias del delito. La atención se centró en que está mal que alguien ayude a un delincuente a beneficiarse de sus actividades ilegales o facilite el ejercicio de la actividad proporcionando asistencia financiera.

No todo el dinero delictivo depende de la asistencia de las organizaciones financieras, pero los servicios proporcionados por el sector financiero, como administrar, controlar y poseer el dinero y la propiedad de otros, hacen que la industria sea vulnerable.

La amenaza de lavado de dinero ha aumentado a medida que la nueva tecnología permite que el dinero se mueva más rápido y de manera automatizada. Esta automatización hace que sea más probable que las organizaciones policiales o financieras pierdan pasos y que se produzca el contrabando de dinero lavado. La automatización también hace que sea más difícil rastrear de dónde viene el dinero y hacia dónde va, lo que permite intercambiar dinero sucio. Por lo tanto, a medida que la tecnología y las formas de transferir dinero continúan cambiando, se vuelve cada vez más importante para una empresa rastrear la actividad sospechosa y la ruta del dinero dentro de su sistema para prevenir el delito cibernético.

Etapas del lavado de dinero.

El lavado de dinero ocurre cuando una persona o empresa externa maneja los fondos de las actividades delictivas de otra persona. La evasión fiscal y las prácticas contables falsas son ejemplos comunes. El tráfico de drogas también se basa en el proceso para disfrazar sus activos como dinero limpio. El blanqueo de dinero se basa en la ubicación, la superposición y la integración. La colocación es la primera etapa e implica la introducción del dinero ilegal en el sistema financiero.

La siguiente es la etapa más importante del proceso: las capas. En esta fase, el dinero se separa (o se lava) de su propiedad original. Los lavadores de dinero harán esto pasando el dinero a través de una compleja ruta de transacciones para ocultar su origen.

Las empresas fantasma, una empresa inactiva utilizada para facilitar las acciones financieras, a menudo se utilizan en capas para disfrazar la fuente del dinero. La empresa fantasma generalmente prestará un servicio que requiera razonablemente que los clientes paguen con frecuencia en efectivo. El anonimato de las transacciones en efectivo es beneficioso para el proceso de lavado porque dificulta que el gobierno rastree el dinero. La empresa fantasma también creará facturas y recibos falsificados para disfrazar aún más el dinero. A veces, continúa pasando el dinero a diferentes empresas fantasmas para eliminarlo aún más de la fuente original.

Finalmente, en la etapa de integración, el dinero exitosamente lavado se devuelve al propietario inicial de manera indirecta y se reintroduce en la economía. Por ejemplo, la empresa fantasma puede comprar bienes raíces que luego serán utilizados por el delincuente original.

Los delincuentes también mantendrán su dinero en bancos extranjeros. Estas cuentas offshore ofrecen mayor privacidad, menos impuestos y menor regulación. El poseedor ilegal de dinero podrá ocultar su dinero en la cuenta sin informar de su existencia al gobierno de los EE. UU. Y podrá ganar intereses sobre el dinero depositado sin pagar los impuestos sobre la renta personales de EE. UU.

Peligros del blanqueo de capitales

El mayor riesgo para cualquier individuo involucrado en el lavado de dinero es el tiempo en la cárcel. Este riesgo se aplica a los banqueros, abogados y contadores corruptos que son obligados a participar, así como a los líderes de la empresa que pueden o no haber estado al tanto del proceso. Un individuo que es atraído para ayudar en el proceso de lavado de dinero también puede exponerse al riesgo de chantaje o amenazas contra él y sus familias por parte de los criminales para los que trabaja.

Las organizaciones financieras corren el riesgo de ser demandadas por no cumplir con los estándares obligatorios e identificar inadecuadamente a los clientes y sus negocios. Esto puede dar lugar a multas, responsabilidades penales y sanciones impuestas a los supervisores. La institución también corre el riesgo de destruir su reputación y perder clientes y accionistas confiables debido a su asociación con delincuentes.

En países con gobiernos débiles que ofrecen servicios financieros extraterritoriales, los delincuentes pueden obtener cuentas financieras aparentemente legítimas que les permiten mover su dinero de forma anónima. En estos países, el lavado de dinero a menudo se ignora y los delincuentes pueden aumentar sus ganancias, ganarse el respeto a medida que ascienden en la escala social y abren la oportunidad de cometer más delitos. El gobierno se debilita aún más cuando finalmente se descubre un fraude.

El blanqueo de capitales fomenta el crimen organizado. Cuando el dinero se lava con éxito, se puede retroalimentar a la organización delictiva, que puede utilizarlo para crear una empresa que evitará aún más la detección. Esto también puede crear una economía clandestina ilegal que no está regulada ni gravada. Esta economía oculta genera un déficit fiscal del gobierno y problemas con el presupuesto nacional, lo que obliga al gobierno a pedir dinero prestado.

¿Cómo se detiene?

Las empresas financieras han comenzado a utilizar software contra el lavado de dinero (AML) para examinar los datos de los clientes y detener las transacciones potencialmente ilegales. Los bancos también están utilizando inteligencia artificial (IA) para ayudar en el cumplimiento normativo, lo que les ayuda a conocer a sus clientes y prevenir intentos de lavado. Por último, las empresas han adoptado programas de gobernanza, riesgo y cumplimiento (GRC) que pueden ayudar a monitorear las actividades diarias, lo que reduce la probabilidad de que ingrese dinero sucio al sistema.

El gobierno de los Estados Unidos está tratando activamente de detener el proceso de lavado de dinero. En 1970, el Congreso aprobó la Ley de Secreto Bancario, que requiere que los bancos informen sobre cualquier transacción superior a $ 10,000. Esto fue seguido por la Ley de Control de Lavado de Dinero de 1986 que oficialmente tipificó el lavado de dinero como un delito. Quince años después, la Ley Patriota de EE. UU. De 2001 amplió la jurisdicción al aumentar los tipos de instituciones financieras involucradas y el alcance de las responsabilidades de presentación de informes en un esfuerzo por combatir la financiación de actividades terroristas. Más recientemente, en 2008, dos casos diferentes hicieron que el Congreso aclarara la definición de lavado de dinero. La decisión de Cuéllar vs. Estados Unidos declaró que el dinero debe disfrazarse con el propósito de ocultar la propiedad, el control o la fuente para que la acción se denomine lavado de dinero. El caso Estados Unidos v. Santos decidió que la palabra "ganancias", utilizada en el estatuto federal de lavado, se refiere solo a las ganancias delictivas y no a los recibos.

Ejemplos de blanqueo de capitales

HSBC, la multinacional británica de servicios bancarios y financieros, fue investigada por el Senado de los Estados Unidos en 2012 después de violar las leyes ALD. Se descubrió que la empresa no había tratado a su contraparte mexicana como de alto riesgo a pesar de que existían vínculos con el tráfico de drogas; ofreció servicios bancarios a afiliaciones terroristas conocidas en Arabia Saudita; y trabajó en torno a los esfuerzos para evitar transacciones con Corea del Norte e Irán. Se lavaron aproximadamente $ 8 mil millones.

Nauru, una pequeña isla frente a la costa de Australia, se convirtió en el lugar perfecto para las empresas fantasmas después de que se agotaron los recursos naturales de la tierra. La mafia rusa usó la isla para pasar un estimado de $ 70 mil millones que no se contabilizó. Sin embargo, la isla reaccionó prohibiendo todos los bancos pantalla y ha logrado reanudar la conducta de conformidad con las leyes ALD.

En 2010, Wachovia, una empresa de servicios financieros diversificados, fue multada por incumplimiento ALD. La compañía lavó un estimado de $ 390 mil millones para cárteles de la droga en México. Desde entonces, Wachovia se ha fusionado con Wells Fargo, la empresa multinacional de servicios financieros más grande.