«Kingsglaive: Final Fantasy XV» y «Brotherhood» en el punto de mira

Kingsglaive-Final-Fantasy-XV-Steelbook.jpg

A finales de septiembre, "Kingsglaive: Final Fantasy XV" fue lanzado en Blu-ray y DVD en Alemania. Se incluye en el equipaje, al menos si te has agenciado el steelbook limitado: la versión extendida de "Final Fantasy XV: Brotherhood", una serie de anime con cinco episodios, que también se puede encontrar en YouTube en webisodios algo más cortos. Por desgracia, hace poco que he podido ver tanto la película principal como los episodios del anime. Pero claro, es un buen momento, porque el 29.11.2016 "Final Fantasy XV" saldrá por fin a la venta para la PlayStation 4 de Sony (Pro) y la Xbox One de Microsoft.

Un pequeño apunte previo: Me alegro de haber elegido la edición limitada. Aunque odio los steelbooks, ya que se dañan con demasiada facilidad, me gustó bastante más "Final Fantasy XV: Brotherhood" que el juego principal. El anime tiene su propio Blu-ray y está disponible exclusivamente en el original japonés con subtítulos en varios idiomas, incluido el alemán, por supuesto. No hay que esperar una producción de alto presupuesto, pero los dibujos y los fondos parecen decentes. En el Blu-ray, la imagen se beneficia de una compresión muy mejorada, lo que se nota en un número significativamente menor de artefactos, colores más intensos y mayor nitidez. Los cinco episodios han sido animados por el estudio A-1, responsable también de "Sword Art Online".

En cuanto a la historia, "Brotherhood" cuenta los antecedentes de Noctis y sus compañeros Ignis, Gladiolus y Prompto en un total de algo más de una hora, incluyendo escenas adicionales. Me ha gustado el hecho de que exista un vínculo real entre los personajes: se hacen pequeñas bromas entre ellos, se aguantan sus peculiaridades y de vez en cuando tienen conflictos por pequeñas cosas, como hacen los amigos. El encanto de los viajes por carretera, que espero a la vista del material de vídeo de "Final Fantasy XV" hasta ahora, también cobra sentido en el anime.

No quiero estropearos nada, pero si no habéis cogido el steelbook de "Kingsglaive: Final Fantasy XV", ya agotado, os recomiendo sin duda que echéis un vistazo a "Brotherhood" online. Después de verlo, mi expectación por el juego ha aumentado considerablemente. Ya tengo la sensación de que me identifico con los protagonistas. Vale, el aspecto emo de toda la tropa me sigue molestando. Pero "Brotherhood" me permitió conocer a los personajes que se esconden tras el aspecto de banda de chicos, y me entretuvo bastante.

"Kingsglaive: Final Fantasy XV" lo veo de forma un poco más crítica: la película CGI está animada de forma impresionante, pero con sus colores poco vivos y su estilo pseudo-realista me parece mucho más alejada del juego que "Brotherhood". El reparto de voces en inglés es estupendo: Sean Bean ("Juego de Tronos") como el padre de Nocti, Regis Lucis Caelum CXIII, Lena Headey ("Juego de Tronos") como Lunafreya Nox Fleuret, un oráculo y la prometida de Nocti, así como Aaron Paul ("Breaking Bad") como el personaje principal de la película, Nyx Ulric. La música rimbombante también es atractiva y ya marca el ambiente del juego en la consola.

¿De qué se trata? En el mundo de Eos, donde se desarrolla el juego "Final Fantasy XV", hay varias naciones. Algunos de ellos tuvieron alguna vez cristales mágicos. Pero mientras tanto, sólo el cristal ha permanecido en Lucis. El imperio utiliza su cristal para defenderse del Imperio Niflheim. Finalmente, el Imperio abusa de una negociación de paz para atacar Lucis. El rey Regis encarga entonces a su unidad especial, la Kingsglaive, que defienda a Lucis en la crisis. Como ya se puede deducir, todo esto suena más a política que a acción. Y en efecto, "Kingsglaive" mezcla todo tipo de diálogos complejos, también se podría decir maliciosamente "confusos", con un rictus bombástico.

No obstante, no es del todo en vano, la película sólo tiene un 13% en el agregador de críticas Rotten Tomatoes. Esto parece mucho más duro de lo que yo mismo juzgaría la película, pero hay una razón por la que mencioné primero "Brotherhood" como lo más destacado del conjunto. Kingsglaive: Final Fantasy XV" sufre los mismos problemas que tienen casi todas las adaptaciones de videojuegos: la película tiene dificultades extremas para contar una historia coherente. Así, el público se ve confrontado a todo tipo de enredos confusos, políticos y místicos, sin ser suficientemente introducido en el mundo. Esto es típico de muchas series de anime japonesas, pero donde una serie puede tomarse su tiempo para rellenar los huecos, "Kingsglaive", en cambio, se lanza a la acción como un rayo. Por sí solo, funciona de forma excelente gracias a los magníficos efectos visuales. Es que los personajes siguen siendo demasiado genéricos para que te dejes llevar realmente por las emociones.

Al final, todo se reduce a una cosa: ¿Piensas jugar a "Final Fantasy XV"? Porque "Kingsglaive" actúa como una especie de precuela del juego. Así que si vas a comprar el juego, "Kingsglaive" es sin duda una buena manera de entrar en ambiente, que vive sobre todo de su bombardeo visual. Por desgracia, hay que decirlo: como película independiente, "Kingsglaive" funciona más mal que bien y te dejará bastante insatisfecho. Así que vea la película, especialmente en combinación con "Brotherhood", más como material de acompañamiento del juego. Con esta actitud, puedes divertirte mucho con "Kingsglaive". Como el steelbook con "Brotherhood" está agotado en Alemania, te aconsejo que lo importes desde el Reino Unido, por ejemplo. Falta el sonido en alemán de la película principal, pero se incluyen subtítulos en alemán para "Brotherhood".