Jailbreak

Jailbreak, en el contexto de un dispositivo móvil, es el uso de un exploit para eliminar las restricciones del fabricante o del operador de un dispositivo como un iPhone o iPad. El exploit generalmente implica ejecutar un ataque de escalada de privilegios en el dispositivo de un usuario para reemplazar el sistema operativo instalado de fábrica del fabricante con un kernel personalizado.

Los usuarios de Apple a menudo hacen jailbreak a los iPhones y iPads para instalar programas que no están disponibles a través de los canales de Apple. Los desarrolladores que no desean someterse a la revisión de Apple o cumplir con las reglas de la AppStore de Apple a menudo publican aplicaciones en Cydia y otros sitios de descarga utilizados por dispositivos con jailbreak. El jailbreak también se puede utilizar para eludir la administración de derechos digitales (DRM) y compartir medios con derechos de autor, o para acceder al sistema de archivos, la interfaz de usuario o las capacidades de red que de otro modo están bloqueadas.

Sin embargo, el jailbreak aumenta el riesgo de infección por malware o piratería. Un dispositivo con jailbreak puede ser fácilmente víctima de un troyano o un intruso puede acceder a él de forma remota. Cualquier medida de seguridad proporcionada por iOS o aplicaciones de terceros instaladas puede volverse inoperable o poco confiable. Como resultado, los empleadores a menudo toman medidas para detectar y luego poner en cuarentena o borrar los dispositivos con jailbreak.