Euro

El euro (pronunciado YUR-oh) es ahora la unidad monetaria oficial de 12 países miembros de la Unión Europea. Introducido por primera vez el 1 de enero de 1999 y escalonado durante un período de tres años, el euro se consideró un paso necesario hacia un mercado común europeo. Su objetivo es hacer que el comercio sea más eficiente, facilitar las comparaciones de precios y estabilizar las tasas de interés en general. Austria, Bélgica, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal y España son países miembros de la Unión Europea que han aceptado el euro como moneda oficial. Gran Bretaña, Dinamarca y Suecia no están utilizando el euro, pero pueden decidir unirse más tarde.

Para los turistas, el euro proporciona una moneda común, transportable y mínimamente confusa al viajar de un país a otro. El euro existe ahora no solo en forma de cuenta bancaria, sino también en papel y moneda. Se pueden adquirir cheques de viaje por euros. Mientras tanto, se han actualizado muchas aplicaciones comerciales informáticas relacionadas con la contabilidad o sumas de dinero. Se dice que el costo total para las empresas fue considerable, quizás un tercio del costo del problema del 2000.

En términos de comercio, se espera que el euro ayude a estabilizar la economía europea en su conjunto. Los 12 países que utilizan el euro representan más de 290 millones de personas. Los mercados financieros europeos ahora cotizan acciones, bonos y fondos mutuos en euros. Las deudas públicas también se expresan en euros. El euro es ahora la única moneda que se negocia frente a otras monedas del mundo, como el dólar y el yen japonés. Muchos sitios web de bolsa y finanzas publican los últimos tipos de cambio.