efecto Doppler

La frecuencia y la longitud de onda de un campo electromagnético se ven afectadas por el movimiento relativo. Esto se conoce como efecto Doppler. Solo el componente radial (acercándose o retrocediendo) del movimiento produce este fenómeno. El efecto Doppler también ocurre con ondas acústicas.

El efecto Doppler es significativo en los sistemas de satélites de órbita terrestre baja (LEO). Todos los satélites LEO se mueven constantemente entre sí y hacia puntos en la superficie. Esto provoca variaciones en las frecuencias y longitudes de onda de las señales recibidas. En los sistemas de satélites geoestacionarios, el efecto Doppler no es un factor a menos que el usuario final esté a bordo de una nave espacial o un avión de alta velocidad.

Si la fuente de un campo EM se acerca a un observador, la frecuencia aumenta y la longitud de onda disminuye. Si la fuente se aleja, la frecuencia disminuye y la longitud de onda aumenta. Si hay varios observadores, cada uno moviéndose radialmente a diferentes velocidades en relación con la fuente de un campo EM, cada observador percibirá una frecuencia y longitud de onda únicas para el campo EM producido por la fuente.

Un tipo especial de RADAR, llamado radar Doppler, usa el efecto Doppler para determinar la velocidad del viento en fuertes lluvias, tornados y huracanes. En una tormenta rotatoria como un huracán o un tornado, la velocidad máxima sostenida del viento se puede encontrar midiendo la diferencia en la frecuencia de los ecos devueltos por las gotas de lluvia que se acercan y las gotas de lluvia que se alejan. El personal policial utiliza una forma más primitiva de radar Doppler para hacer cumplir los límites de velocidad del tráfico.