Desnatado de tarjetas

El skimming de tarjetas es el robo de datos de tarjetas de crédito y débito y números PIN cuando el usuario se encuentra en un cajero automático (ATM) o en un punto de venta (POS).

El skimming de tarjetas permite a los ladrones robar dinero de las cuentas, realizar compras y vender información de la tarjeta a terceros con los mismos fines. Generalmente, el exploit involucra hardware lector de tarjetas de pago modificado que se adapta a un dispositivo de pago genuino o cajero automático existente. El lector falso recopila y transmite información de la tarjeta de pago para que el ladrón la recupere. Los números PIN se pueden recuperar con un teclado superpuesto o una cámara oculta.

Otra posibilidad es la navegación de hombros, en la que el ladrón se hace pasar por una persona más que espera para usar la máquina y observa a la víctima ingresar el código. En sistemas que usan Bluetooth para transmitir datos de tarjetas de forma inalámbrica, como algunos puntos de venta móviles, un ladrón también puede escuchar a escondidas transacciones que no están adecuadamente protegidas.

La falta de conciencia pública sobre el tema permite que los skimmers de tarjetas tengan éxito. Para protegerse del exploit, debe estar alerta a su entorno al realizar cualquier transacción y tomar nota de los cambios en los cajeros automáticos y lectores de tarjetas conocidos o cualquier cosa fuera de lo común en el entorno.

Si un cajero automático o un punto de venta parecen sospechosos, debe abstenerse de realizar una transacción e informar cualquier cosa sospechosa al propietario. Para protegerse del skimming de RFID, que permite a los ladrones robar información de la tarjeta a distancia, puede ser aconsejable llevar las tarjetas en soportes hechos con materiales que bloquean las señales inalámbricas.