Convertidor de interfaz Gigabit (GBIC)

Un convertidor de interfaz gigabit (GBIC) es un transceptor que convierte corrientes eléctricas (altas y bajas digitales) en señales ópticas y señales ópticas en corrientes eléctricas digitales. El GBIC se emplea normalmente en sistemas de fibra óptica y Ethernet como interfaz para redes de alta velocidad. La tasa de transferencia de datos es de un gigabit por segundo (1 Gbps) o más.

Los módulos GBIC permiten a los técnicos configurar y actualizar fácilmente las redes de comunicaciones electroópticas. El transceptor GBIC típico es un módulo enchufable que se puede cambiar en caliente (se puede quitar y reemplazar sin apagar el sistema). Los dispositivos son económicos porque eliminan la necesidad de reemplazar placas enteras a nivel del sistema. La actualización se puede realizar con cualquier número de unidades a la vez, desde un módulo individual hasta todos los módulos de un sistema.