Contención de costos

La contención de costos es un proceso para reducir juiciosamente los costos en una empresa o limitarlos a un nivel constante.

Cuando se realiza correctamente, la contención de costos puede asegurar o aumentar la rentabilidad sin crear dificultades indebidas para quienes realizan el trabajo.

Como enfoque proactivo, la contención de costos ayuda a mantener los gastos bajo control como práctica, en lugar de esperar a que los costos o las ganancias se muestren como un problema. La contención de costos no es simplemente una cuestión de elegir los bienes, servicios y materiales de menor costo y recortar los fondos de marketing. Adoptar un enfoque tan extremo puede dificultar indebidamente el trabajo de los trabajadores, dañar la reputación de calidad de la empresa y afectar negativamente la imagen de la marca y los negocios futuros. Cuando se practica mal en el sector de la atención de la salud, la contención de costos puede tener efectos negativos reales en la vida.

Para llevar a cabo la contención de costos de la mejor manera, una empresa debe realizar primero un análisis de costos. En lugar de hacer recortes que afecten la eficacia, se pueden descubrir gastos innecesarios. Reexaminar y elegir entre las opciones del mercado puede revelar gangas excepcionales con paridad de calidad o incluso un aumento. Además, establecer gastos como marketing como porcentaje de las ganancias entrantes puede proporcionar un enfoque equilibrado. En resumen, la contención de costos puede hacer que un negocio sea mucho más rentable sin jugar a Scrooge, lo que afecta negativamente la moral de los empleados, el negocio y la vida de los clientes, clientes y socios.