Computadora de nanotubos de carbono

Una computadora con nanotubos de carbono es aquella con un procesador que utiliza nanotubos de carbono como material semiconductor.

El semiconductor estándar para procesadores es el silicio, que se espera que eventualmente alcance sus límites funcionales para aplicaciones que requieren dispositivos cada vez más pequeños. A menudo se ha pensado que los nanotubos de carbono son un sucesor ideal del silicio para la fabricación de procesadores. El material puede reemplazar las obleas de silicio en la fabricación y al mismo tiempo conservar la infraestructura de fabricación existente. Los nanotubos de carbono podrían mejorar el rendimiento del silicio a través de la disipación de calor superior del material y un aumento de orden de magnitud teórico en la eficiencia eléctrica.

Una computadora con nanotubos de carbono podría, en teoría, ser más rápida y más pequeña. Sin embargo, es difícil trabajar con el material. Por ejemplo, los nanotubos de carbono se fabrican sobre un sustrato de cuarzo y pueden crecer de forma errática, y algunos tubos conducen la electricidad como un metal.

El 27 de septiembre de 2013, investigadores de la Universidad de Stanford anunciaron la primera computadora del mundo basada en nanotubos de carbono: un procesador de prueba de concepto de 178 transistores de un bit. El prototipo de computadora funciona a 5 voltios y no consume mucha energía. Sin embargo, dado el tiempo, puede realizar cualquier cálculo.

Anuncio de la primera computadora con nanotubos de carbono: