Biometría del comportamiento

La biometría del comportamiento es el campo de estudio relacionado con la medida de patrones identificables y medibles de forma única en las actividades humanas. El término contrasta con la biometría física, que involucra características humanas innatas como huellas dactilares o patrones de iris. 

Los métodos de verificación biométrica del comportamiento incluyen dinámica de pulsaciones de teclas, análisis de la marcha, identificación de voz, características de uso del ratón, análisis de firmas y biometría cognitiva. La biometría del comportamiento se utiliza para la autenticación segura en instituciones financieras, empresas, instalaciones gubernamentales y puntos de venta minoristas (POS), así como en un número cada vez mayor de otros entornos. 

Para aumentar la seguridad y evitar el uso de credenciales biométricas para el robo de identidad, los datos biométricos generalmente se cifran durante la recopilación y la verificación. Una vez recopilados los datos biométricos, una aplicación de software selecciona puntos específicos de datos como puntos de coincidencia. Los puntos de coincidencia en la base de datos se procesan mediante un algoritmo que traduce esa información en un valor numérico. El valor de la base de datos se compara con la entrada biométrica que ha ingresado el usuario final y la autenticación se aprueba o deniega.

A diferencia de muchos tipos de biometría física, la biometría del comportamiento a menudo se puede recopilar con hardware existente, y solo se necesita software para el análisis. Esa capacidad hace que la biometría del comportamiento sea más simple y menos costosa de implementar.