Análisis geoespacial

El análisis geoespacial es la recopilación, visualización y manipulación de imágenes, GPS, fotografías satelitales y datos históricos, descritos explícitamente en términos de coordenadas geográficas o implícitamente, en términos de una dirección, código postal o identificador de rodal forestal según se apliquen a modelos geográficos.

El análisis geoespacial se originó en Canadá para catalogar los recursos naturales en la década de 1960, utilizando los primeros sistemas de información geográfica (SIG). Los sistemas de información geográfica se utilizan para predecir, gestionar y conocer todo tipo de fenómenos que afectan a la tierra, sus sistemas y habitantes.

Las muchas aplicaciones del análisis geoespacial incluyen la gestión de crisis, la modelización del cambio climático, el seguimiento del tiempo, el análisis de ventas, la previsión de la población humana y la gestión de la población animal.

El analista geoespacial filtra los datos relevantes de los irrelevantes y los aplica para conceptualizar y visualizar el orden oculto dentro del aparente desorden de los datos ordenados geográficamente. Hacerlo les permite proporcionar análisis de tendencias, modelos y predicciones precisos. Sin embargo, los analistas deben permanecer atentos para tratar de evitar falacias espaciales, sesgos o efectos de malentendidos y relaciones causales: a veces se considera que el análisis geoespacial abarca tanto la intuición como la ciencia.