Amplificador

Un amplificador es un dispositivo electrónico que aumenta el voltaje, la corriente o la potencia de una señal. Los amplificadores se utilizan en comunicaciones y radiodifusión inalámbricas y en equipos de audio de todo tipo. Se pueden clasificar como amplificadores de señal débil o amplificadores de potencia.

Los amplificadores de señal débil se utilizan principalmente en receptores inalámbricos. También se emplean en pastillas acústicas, reproductores de cintas de audio y reproductores de discos compactos. Un amplificador de señal débil está diseñado para manejar señales de entrada extremadamente pequeñas, en algunos casos midiendo solo unos pocos nanovoltios (unidades de 10-9 voltios). Dichos amplificadores deben generar un ruido interno mínimo al tiempo que aumentan el voltaje de la señal en un factor importante. El dispositivo más eficaz para esta aplicación es el transistor de efecto de campo. La especificación que denota la efectividad de un amplificador de señal débil es la sensibilidad, definida como el número de microvoltios (unidades de 10-6 voltios) de entrada de señal que producen una cierta relación de salida de señal a salida de ruido (generalmente 10 a 1).

Los amplificadores de potencia se utilizan en transmisores inalámbricos, transmisores de radiodifusión y equipos de audio de alta fidelidad. El dispositivo más utilizado para la amplificación de potencia es el transistor bipolar. Sin embargo, los tubos de vacío, que alguna vez se consideraron obsoletos, se están volviendo cada vez más populares, especialmente entre los músicos. Muchos músicos profesionales creen que el tubo de vacío (conocido como "válvula" en Inglaterra) proporciona una fidelidad superior.

Dos consideraciones importantes en la amplificación de potencia son la potencia de salida y la eficiencia. La potencia de salida se mide en vatios o kilovatios. La eficiencia es la relación entre la potencia de salida de la señal y la entrada de potencia total (potencia demandada de la fuente de alimentación o la batería). Este valor es siempre menor que 1. Normalmente se expresa como porcentaje. En aplicaciones de audio, los amplificadores de potencia tienen entre un 30 y un 50 por ciento de eficiencia. En las comunicaciones inalámbricas y los transmisores de radiodifusión, la eficiencia oscila entre el 50 y el 70 por ciento. En los amplificadores de potencia de audio de alta fidelidad, la distorsión también es un factor importante. Ésta es una medida del grado en que la forma de onda de salida es una réplica fiel de la forma de onda de entrada. Cuanto menor sea la distorsión, en general, mejor será la fidelidad del sonido de salida.