Almacenamiento de ADN

El almacenamiento de ADN es el proceso de codificación y decodificación de datos binarios en y a partir de cadenas sintetizadas de ADN (ácido desoxirribonucleico). En la naturaleza, las moléculas de ADN contienen planos genéticos de células y organismos vivos.

Para almacenar un archivo digital binario como ADN, los bits individuales (dígitos binarios) se convierten de 1 y 0 a las letras A, C, G y T. Estas letras representan los cuatro compuestos principales del ADN: adenina, citosina, guanina, y timina. El medio de almacenamiento físico es una molécula de ADN sintetizada que contiene estos cuatro compuestos en una secuencia correspondiente al orden de los bits en el archivo digital. Para recuperar los datos, la secuencia A, C, G y T que representa la molécula de ADN se decodifica nuevamente en la secuencia original de los bits 1 y 0.

Investigadores del Laboratorio Europeo de Biología Molecular (EMBL) codificaron archivos de audio, imágenes y texto en una molécula de ADN sintetizada del tamaño de un grano de polvo, y luego leyeron con éxito la información del ADN para recuperar los archivos, con una precisión del 99.99% .

Una ventaja obvia del almacenamiento de ADN, si alguna vez llegara a ser práctico para el uso diario, sería su capacidad para almacenar cantidades masivas de datos en medios de pequeño volumen físico. El Dr. Sriram Kosuri, científico de Harvard, cree que toda la información digital que existe actualmente en el mundo podría residir en cuatro gramos de ADN sintetizado.

Una ventaja menos obvia, pero quizás más significativa, del almacenamiento de ADN es su longevidad. Dado que las moléculas de ADN pueden sobrevivir durante miles de años, las personas podrían recuperar un archivo digital codificado de esta forma durante muchas generaciones. Esta longevidad podría resolver la preocupante perspectiva de que nuestra era digital se pierda en la historia debido a la relativa impermanencia de los medios ópticos, magnéticos y electrónicos.

Las principales desventajas del almacenamiento de ADN para uso práctico en la actualidad son su baja velocidad de codificación y su alto costo. El problema de la velocidad limita la promesa de la tecnología para fines de archivo a corto plazo, aunque eventualmente la velocidad puede mejorar hasta el punto en que el almacenamiento de ADN puede funcionar de manera efectiva para aplicaciones de respaldo generales y quizás incluso almacenamiento primario. En cuanto al costo, el Dr. Nick Goldman del EMBL sugiere que a mediados de la década de 2020, los gastos podrían reducirse hasta el punto en que la tecnología se vuelva comercialmente viable a gran escala.