Agente inteligente

Un agente inteligente es un programa que puede tomar decisiones o realizar un servicio en función de su entorno, la entrada del usuario y las experiencias. Estos programas se pueden utilizar para recopilar información de forma autónoma en un horario programado regular o cuando el usuario lo solicite en tiempo real. Los agentes inteligentes también pueden denominarse bot, que es la abreviatura de robot.

Normalmente, un programa de agente, utilizando parámetros que el usuario ha proporcionado, busca en todo o en parte de Internet, recopila información que le interesa al usuario y se la presenta de forma periódica o solicitada. Los agentes de datos inteligentes pueden extraer cualquier información especificable, como las palabras clave incluidas o la fecha de publicación. En los agentes que emplean inteligencia artificial (IA), la entrada del usuario se recopila mediante sensores, como micrófonos o cámaras, y la salida del agente se envía a través de actuadores, como altavoces o pantallas. La práctica de que un agente traiga información a un usuario se denomina tecnología push.

Las características comunes de los agentes inteligentes son la adaptación basada en la experiencia, la resolución de problemas en tiempo real, el análisis de las tasas de error o éxito y el uso de almacenamiento y recuperación basados ​​en memoria.

Para las empresas, los agentes inteligentes se pueden utilizar para aplicaciones en minería de datos, análisis de datos y servicio y soporte al cliente (CSS). Los consumidores también pueden utilizar agentes inteligentes para comparar los precios de productos similares y notificar al usuario cuando se produce una actualización del sitio web.

Los agentes inteligentes también son similares a los agentes de software, que son programas informáticos autónomos.

Tipos de agentes inteligentes

Los tipos de agentes inteligentes se definen por su rango de capacidades y grado de inteligencia:

  • Agentes reflejos: estos agentes funcionan en un estado actual, ignorando la historia pasada. Las respuestas se basan en la regla de evento-condición-acción (regla ECA) donde un usuario inicia un evento y el agente se refiere a una lista de reglas preestablecidas y resultados preprogramados.
  • Agentes basados ​​en modelos: estos agentes eligen una acción de la misma manera que un agente reflejo, pero tienen una visión más completa del entorno. Un modelo del mundo está programado en el sistema interno que incorpora la historia del agente.
  • Agentes basados ​​en objetivos: estos agentes amplían el almacenamiento de los agentes basados ​​en modelos de información al incluir también información sobre objetivos o información sobre situaciones deseables.
  • Agentes basados ​​en la utilidad: estos agentes son similares a los agentes basados ​​en objetivos, pero proporcionan una medida de utilidad adicional que califica cada escenario posible según el resultado deseado y elige la acción que maximiza el resultado. Los ejemplos de criterios de calificación podrían ser la probabilidad de éxito o los recursos necesarios.
  • Agentes de aprendizaje: estos agentes tienen la capacidad de mejorar gradualmente y adquirir más conocimientos sobre un entorno a lo largo del tiempo a través de un elemento de aprendizaje adicional. El elemento de aprendizaje utilizará la retroalimentación para determinar cómo se deben cambiar los elementos de desempeño para mejorar gradualmente.

Ejemplos de agentes inteligentes

Los asistentes de IA, como Alexa y Siri, son ejemplos de agentes inteligentes, ya que utilizan sensores para percibir una solicitud realizada por el usuario y recopilan automáticamente datos de Internet sin la ayuda del usuario. Se pueden utilizar para recopilar información sobre su entorno percibido, como el clima y el tiempo.

Infogate es otro ejemplo de un agente inteligente, que alerta a los usuarios sobre noticias basadas en temas de interés específicos.

Los vehículos autónomos también podrían considerarse agentes inteligentes, ya que utilizan sensores, GPS y cámaras para tomar decisiones reactivas basadas en el entorno para maniobrar a través del tráfico.